fbpx
+57 310 221 5895 acarrillo@ganaroganar.com
Transforma el 2020 en una enseñanza

.,El cometa Haley, la caída del Muro de Berlín ¡impresionante!, el hombre llegando a la luna, sencillamente eventos históricos qué dejaron huella y marcaron un nuevo rumbo en el recorrido del mundo, lastimosamente aunque hayan dejado una huella o realizado un cambio histórico, no salen a relucir normalmente en las conversaciones incluso hay quienes no tienen idea de ellos…

Si eres de mi época o más joven capaz ni lo tengas presente, pero algo que une varias épocas o como dice Andrés López en su gran stand up Comedy: la sopa de letras qué une la generación Z, Y, X ahora los millennial, es esta pandemia por la que estamos atravesando, que llegó para sacudirnos, para reflexionar pero sobre todo para aprender; estos acontecimientos marcaran nuestras vidas y la historia, este año 2020 se catalogara como inolvidable, donde aprendimos a dar prioridades, donde conseguir un gran aumento, un televisor más grande, el mejor coche, pasaron a segundo plano y la prioridad era simplemente tener salud.

Si lo analizamos, es justo en este punto cuando comienza el cambio de prioridades donde replantearnos o reinventarnos toma una importancia enorme en cada uno de los aspectos de nuestra vida, en mi caso el año pasado mi enfoque eran las conferencias que lógicamente a raíz del virus, tuve que reformular mis metas a corto plazo, no voy a mentirles ha sido difícil el cambio, y así con muchos aspectos, para aquellos que son de compartir, no poder abrazarse este año ha sido increíblemente fuerte, cada uno de nosotros tuvimos que replantearnos en lo profesional hasta lo personal, desde lo más simple hasta lo más complejo, en pocas palabras este año la palabra clave es: transformación.

Y para empezar esa transformación, tienes que ver lo que perdiste pero también aquellas cosas o personas que aún permanecen, yo sigo insistiendo en que aprendamos a valorar esos pequeños grandes detalles que han marcado la diferencia en estos tiempos, veamos más allá, lo chistoso es que te lo dice un ciego, lo menciono con la intención de podamos encontrar una nueva perspectiva a esta situación, para todos ha sido un año complejo: mucha gente perdió a su familiares, otros miles, incluso millones perdieron su trabajo, al cuestionarnos ¿Qué perdimos?, debemos y digo debemos porque me incluyo en el saco, sentirnos aliviados y supremamente afortunados de lo que tenemos ahorita, aquí y en este preciso instante. Tomemos una pequeña pausa, tomemos un respiro y observemos todo lo que se encuentra en nuestro alrededor, y preguntémonos: ¿Qué está presente? ¿Qué tenemos? Eso te apoyará a encontrar un nuevo sentido a esta situación, a tranquilizarte y a valorar esos detalles que al final de cuenta no son ni un poquito insignificantes.

 A mi forma de percibir las cosas, este año fue una mezcla, porque sí dejamos a un lado las cosas que no han sido chéveres, encontraremos cosas muy positivas: hay personas qué no conocían a sus hijos y tanto tiempo en casa les regalo el lujo de conocerlos a profundidad: a darse cuenta, de que son buenos para la plastilina, para el dibujo o incluso para la cocina; Las personas mayores se modernizaron aún más, hoy los ves en clases de zumba, actualizando su estado de Facebook, por otro lado los maestros, se dieron cuenta que debían reconstruir su estrategias y asumir el reto de dar las clases virtuales; mi aplauso también para los estudiantes, quienes tuvieron que aprender de forma diferente. Los papás y mamá, que descubrieron que aparte de ser padres y madres, también podrían ser chef, dibujantes, jardineros; debemos reconocer también el esfuerzo de las personas qué asumieron el reto de adoptar hábitos más saludables como el ejercicio, finalmente, te invito a que te preguntes:

¿Qué talento o hábito salió relucir para ti en este 2020? ¿Cuál es la nueva fortaleza que lograste identificar? ¿Cuál es la nueva virtud que sacaste a resplandecer?

¿Qué lecciones aprendiste?, aprendiste a escoger a tus amigos, aprendiste a ver quiénes son realmente tus amigos, aprendiste no sólo a oír sino a escuchar atentamente, aprendiste a ser más tolerante, aprendiste a pedir perdón… Una vez que enumeraste cada una de las cosas que asimilaste, escribe dos, la importancia de por qué escribirlo es debido a que te permitirá ser más consciente de ellas y para que eso que aprendiste, esa lección importante no se te olvide nunca; para que lo tengas siempre presente y así con ese aprendizaje no pase el año en vano porque, aunque sí fue duro para muchos también fue lleno de aprendizaje, esperanza y mucha fe.

Éramos más ciegos de lo que pensábamos y este virus nos enseñó mucho; esta navidad que los regalos más significativos no sean los que están debajo del árbol sino quien está alrededor de tu árbol: tu familiares, a valorar una llamada grupal aunque muy sencilla pero muy bonita, los domingos todos en familia sin importar el lugar que estés, a valorar a los amigos, a valorar la salud, a valorar el techo, valorar a nuestros hijos a nuestros padres, a valorar una salida al parque o el simple hecho de una sonrisa sin tapabocas. Solo me queda decirte que te mereces un gran abrazo por ser esa persona que hoy es Resiliente, que está en transformación, por permitirte adaptarte y ser frágil o fuerte, por ser extraordinaria y que puede con todo para alcanzar sus sueños, recuerda el mejor regalo eres tú mismo.

Con lágrimas en los ojos muy conmovido escribo este artículo deseándoles una grandiosa Navidad y que vean la importancia, no de lo que está debajo del árbol si no lo que está hoy con ustedes y alrededor de su árbol.

Alberto carrillo psicólogo y coach Y Mildre te deseamos una feliz Navidad, un maravilloso y extraordinario 24 diciembre

Su título va aquí

Your content goes here. Edit or remove this text inline or in the module Content settings. You can also style every aspect of this content in the module Design settings and even apply custom CSS to this text in the module Advanced settings.

Alberto Carrillo

Psicólogo y coach motivacional

Con mucha pasión y poniéndole corazón