fbpx
+57 310 221 5895 acarrillo@ganaroganar.com

Cuando fracasamos aprendemos. Una de las maneras de ser conscientes de que fracasamos es anotar las cosas que no logramos o las metas que no cumplimos, esto hará que nuestra mente visualice y se enfoque en aquellas cosas que si no interiorizamos podríamos dejar de lado. Así podremos encontrar también las soluciones para hacer frente al momento adverso.

Alberto Carrillo Coach
Psicologia y coaching motivacional


Cuando fracasamos ganamos experiencia y sabiduría. Thomas Alva Édison dijo “no he fracasado, sólo he encontrado mil soluciones que no funcionan”. Es por esto que te invito a salir adelante, incluso si ello significase que tengas que dejarte caer al precipicio. ¡Déjate caer! El mundo se ve diferente desde el suelo. Seguramente no sea fácil, porque a lo largo de nuestra vida nos han dicho qué hacer y que no hacer. En el colegio, cuando un chico va mal, todo el mundo dice este fue el que repitió el año, o que aquel fue el que aprobó. Lo que no dicen es que las personas más exitosas del mundo son las que más han “fracasado”. ¿Quién es su vida ha fracasado? La respuesta es la siguiente: todos alguna vez.


Quiero compartir contigo tres beneficios de fracasar:


1. Ahorras tiempo, pues no volverás a cometer los mismos errores después.

2. Creo que es el más importante: Cuando fracasas te das cuenta qué es lo que realmente quieres, y si es así, aprenderás de ese fracaso y lo volverás a intentar. Allí radica la diferencia entre fracaso y fracasado.

3. Tienes que saber que el fracaso duele, y duele mucho. Pero justo en ese momento tienes la oportunidad de renacer como un ave fénix, dejar de ser una víctima y ver posibilidades para ir por lo que quieres. Recuerda que el éxito ama a los implacables.

Como dijo Churchill, el éxito consiste en ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo.

Si te gustó este artículo, ¿coméntalo y compártelo!